Páginas vistas en total

miércoles, 25 de septiembre de 2013

TRAS LA MERCE

Juzgar unas fiestas es algo tan subjetivo como difícil, por tanto no voy a juzgar las pasadas fiestas de la Merce de Barcelona, no voy a juzgar los conciertos, las actividades...unas cosas te pueden gustar mas  o menos, otras nada...pero eso depende de cada uno.
La fiesta es visceral, no se puede entender analizada como una empresa...pero para mi ha sido uno de los trabajos que mas satisfacción me ha reportado, el premio de ver a la gente disfrutando es más que gratificante, aún a pesar de lo mucho que uno se sacrifica esos días.
Lo que si se puede juzgar objetivamente es, por decirlo de una manera, la "organización". Yo he pertenecido varios años a esa organización, conservo aún, y espero que por muchos años, a bastantes amigos en ella. Algo sé del tema, y algo puedo comparar y observar la tendencia a la que se dirigen estos festejos.
Lo primero a reseñar es lo poco que se valora y premia a muchos de los trabajadores de La Merce, de echo cuando mas y mejor trabajas menos y peor te valoran...y pagan. Hay muy buena gente en esa organización, en la base de esa organización, en la calle de esa organización, gente que pasa unos días dando todo lo que llevan dentro, realizando jornadas de espanto, implicándose más allá de lo meramente laboral para que todo funcione, para que la gente se lo pase bien...algo tan simple y tan gratificante. Sin ellos la Merce no existiría, así de simple. Lo triste es comprobar como muchos de los históricos han ido desapareciendo de las  fiestas, y mas triste sería saber los motivos. Con esto no niego que acuda savia nueva a la Merce, solo que no se olvide a la gente que tanto se ha implicado a lo largo de los años en ella.
Sin duda la crisis económica a ayudado a que la situación sea así. Lo tomas o lo dejas, y esto es algo que hace que uno se tenga que comer el orgullo...para comer. Y de esta forma se imposibilita cualquier alzamiento de voz a unos jerifaltes que aún no se han dado cuenta de para que están. Creen que la fiesta es suya y a su antojo la montan, cualquier nota discordante es convenientemente aplacada, de la misma forma, el complaciente es premiado.
Cada vez se "externalizan" mas y mas temas de la fiesta, adjudicando a "empresas amigas" la organización de muchos eventos, perdiendo el punto visceral que la fiesta debe tener. Hablan de economía, estos servicios externalizados dicen que son más baratos...yo lo dudo, no me lo creo...pero aunque fuera así (que no lo es) en un tema como este se seguiría perdiendo, si no en lo económico si en lo sentimental...y la fiesta, amigos y amigas, es sentimiento.

Hoy rodando suave con Jv por los huertos y añadiendo un poco de pimienta subiendo al vertedero del Garraf por La Sentiu.
 Jv desbocado hacía el vertedero...
...y yo padeciendo la coz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario