Páginas vistas en total

domingo, 3 de enero de 2016

LA PRIMERA DEL AÑO

Primer día de bicicleta del presente 2016...y vaya nivel...pero vayamos por partes.

Desde que mi vida goza de la maravillosa libertad, la primera ruta del año se presenta muy dura. Los excesos alimenticios y etílicos de fin de año y año nuevo pesan como una losa en la condición física de uno...pero es son estos placeres  los que vale la pena disfrutar, sobre todo cuando uno visita el lado oscuro, hay quien nunca ha salido de el, o desconoce el poder de la fuerza. Gozar de las viandas de casa es la quinta esencia del placer, a esto no se puede renunciar...aunque luego haya que rebajar el excedente a base de pedalear y pedalear. Y para rematar viene el momento de los espirituosos, de los que damos buena cuenta en inmejorable compañía hasta que nos alumbran las primeras luces del primer día del año.

Por todo esto no añoro cuando la primera ruta del año no suponía ningún esfuerzo...pocas viandas, escaso alcohol...si, que de forma física era una maravilla...pero prefiero esto, prefiero purgar mis pecados cometidos que no cometerlos.

En las piscinas en una nublada mañana presente una buena cantidad de ciclistas; Mariano, Alberto, Jordi, Jordi II, Tomás, Álex, Sergio y yo...en el campo del Hospi nos aguarda David...y en Sitges se nos unirán los Pocis.
Ritmo intenso de salida...que se va a incrementar con el paso de distintas grupetas a las que nos "unimos"...así que nos plantamos con más de 30 km/h de media al inicio de las costas.
Parece ser que más de uno se toma las uvas sobre el rodillo.
Con todo el tremendo pelotón que se ha formado, iniciamos las costas, todo hace presagiar que vamos a empezar a quemar los excesos festivos...y vaya si los quemamos. Ritmo frenético que se incrementa a cada metro. Corono junto a Sergio y Alberto la Maladona en zona delantera pero nuestra prudencia en el descenso nos lleva a afrontar un ritmo mas pausado...pero pausado, pausado no lo ha sido mucho, prueba de ello son los 30,6 km/h de media en Sitges.
Tras una breve espera nos agrupamos todos y se nos unen Silvia y el abuelo Poci. Nos dirigimos por el Casino de San Pedro a tomar la autovía dirección Cañellas, carretera que alguno es la primera vez que pedalea. Remontamos hasta Cañellas y proseguimos hasta Molanta.
Es el momento de avituallar. Animada tertulia y excepcional convidada de David ¡¡Muchas Gracias!!!.
De nuevo en bici, algo de fresco al retomar la ruta. Poco dura esta sensación pues el ritmo vuelve a ser muy vivo. Agrupados llegamos al pie del Ordal pero aquí ya solo nos quedamos Jordi, Silvia y yo...aunque Jordi juega otra liga y en la subida al pueblo ya nos deja de rueda, el ritmo le pesa a Silvia y ya coronamos desgranados, para en suave descenso esperar a reunir a toda la grupeta.
Ya solo falta bajar por el río hasta Hospitalet.
 Risas llegando a Sitges...
 ...reto superado por Sergio...
 ...camino de San Pedro de Ribas...
 ...tramo de tranquilidad...
 ...repecho de Cañellas, Jordi y Sivia delante...
 ...yo, Alberto y Tomás...el resto no se ven pero están...
 ...café en Molanta...
 ...café y pastas...
 ...que bonitas son...
 ...coronando el Ordal...
 ...el puntito fluorescente es Jordi...
...ya solo falta bajar y el llaneo hasta casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario