Páginas vistas en total

sábado, 25 de junio de 2016

COL DE PAL. RETORNO A LA GRANDE MONTAÑA

Ruta pirenaica, hacía mucho tiempo que no disfrutaba de los inmensos paisajes de la grande montaña.
Por una u otra razón, no podía acudir a las convocatorias pirenaicas de Mariano y Pociello (sobretodo), cuando no era una cosa era otra, en definitiva demasiado tiempo....y no es que hoy las tuviese todas conmigo, los excesos de la pasada verbena de San Juan me hicieron que ayer me replanteara acudir a la cita, pero solo por no tener que soportar las chanzas de alguno ( y porque me apetecía mucho regresar a la montaña) decido asumir el riesgo.
A la hora convenida nos citamos en Esplugas con Poci y con Mariano, en Guardiola de Bergueda se nos unen Silvia y Xavi.
La ruta se plantea como un buen y apetitoso aperitivo para disfrutar luego del plato (gran plato) estrella de la jornada con la subida a Pal.
Pero el aperitivo es contundente, preciosa subida a San Julia, un descubrimiento más que interesante, ritmo pausado aunque para nada cansino. La jornada aparece soleada aunque alguna nube puede amenazar esta bonanza meteorológica...pero finalmente nos han respetado.
Tras coronar descendemos hasta la Pobla de Lillet para subir la merolla y enlazar casi sin solución de continuidad con el ascenso por Montgrony a Castellar de nug. Escalonada subida trufada de algún más que respetable rampa.
De Castellar de nuevo descenso hasta la Pobla y ya concluimos el aperitivo...nos aguarda el platazo del día.
En Bagá iniciamos el ascenso, largo pero duro, de Pal. En estos ascensos eternos te da tiempo a todo, a pasarlo un poquito bien, un poquito mal, un poquito regular, mal, muy mal y de pena...
El comienzo es muy duro, con sensación de que la carretera te atrapa en un campo magnético, ya que no se aprecia un porcentaje muy elevado (algo que te aclara este tramo cuando lo bajas) pero el porcentaje ahí está...
Silvia ha empezado muy fuerte, pero parece que la demoledora cuesta empieza ha hacer mella en ella justo cuando comienza una de las partes mas relajadas de la subida, con ella se queda Xavi...y Mariano (el grimpeur de leyenda).
El ritmo que llevo es bueno y así intento mantenerlo, poco a poco voy devorando los kilómetros, cada metro ganado regala unas impresionantes vistas mires por donde mires.
Tras el esfuerzo aparece ya el letrero de la cima, es una alivio...y un premio. Continuo hasta el final asfaltado de la carretera...un ritual.
De vuelta aprovecho para realizar las fotos de rigor y comenzar el descenso, nada más comenzar me cruzo con Mariano, Silvia y Xavi, el abuelo Poci, muy juiciosamente ha decidido abortar subida...después de pasar la parte mas dura, para el más que suficiente.
Ya en Guardiola cerramos tan fenomenal jornada compartiendo mesa los cinco y disfrutando de una magnifica tertulia.
Ya solo queda regresar a la muy noble y fiel ciudad de Hospitalet, hoy la he echado mas de menos que nunca...todo el día en tierra hostil...













































No hay comentarios:

Publicar un comentario