Páginas vistas en total

domingo, 19 de marzo de 2017

EL DÍA DEL PADRE, MONTSERRAT, CANÓNIGOS Y SARDANAS

San José, día del Padre, felicitados sean (seamos) los padres, para desdén de algunas (las menos, pero las más bulliciosas).
Y es que llegar a casa y que te den un abrazo y te den una sincera felicitación es el mayor regalo que un padre puede tener.
En jornada tan trascendente la ruta de la Grupeta ha ido en consonancia, buenos kilómetros, buen desnivel, buen ritmo y buena matinal...una delicia para compartir con los amigos que hoy hemos unido pedaladas.
En las piscinas de Hspitalet, a la muy temprana hora de las 07:00, nos congregamos Roberto, Javi, Sergio, Mariano, Poci y yo. Las dos primeras anécdotas de la jornada nos ocurren aquí; primero un inoportuno pinchazo, en forma de traidor cristal en la rueda posterior de Sergio, que repara de forma diligente, y segundo la presencia de un alma en pena que nos cuestiona por la ubicación de la calle ¡Canónigos! delirante momento en que, sin duda, los estupefacientes que ha ingerido nuestro interlocutor han producido las risas y el cachondeo general de la grupeta...pues la calle que buscaba era la ¡Canigó! (muy próxima a nuestra ubicación) y con el propósito de regresar a su casa (si era capaz de recordar donde vivía).
Tras estos incidentes vamos prestos al encuentro con David, que pacientemente nos esperaba en la rotonda de la ciudad deportiva del Barcelona.
Viento habitual de norte que dificulta el pedaleo alegre pero que al fin y al cabo es el habitual, por tanto resignación y fuerza.
El alivio llega en la subida a Can Sedó, calentamiento ideal para el ascenso a Montserrat que nos espera.
Montserrat un domingo por la mañana es una autopista de montaña, mucho tráfico, y bastantes ciclistas para ascender un puerto que es más exigente de lo que a veces pensamos. Buen ritmo en la grupeta,sobre todo de nuestro fenómeno Javi de da buena cuenta de los aguerridos ciclistas con los que topamos...aunque Mariano y yo (y en primera instancia David) también sembramos el terror en los restos de las grupetas que alcanzamos.
Tras coronar y reagruparnos, toca descender por San Cristofol a Marganell...a reavituallar de manera hoy subvencionada por el generoso Javi.
De regreso al asfalto nos espera un sinuoso retorno. Aunque Javi nos abandona ya hace un recto obligatorio.
El resto iniciamos ascenso a Rellinars, otra subida interesante, magnética según Roberto, y no le falta razón, los últimos cinco kilómetros te agarran al asfalto de manera inmisericorde.
Pausada y relajada subida en que cada uno busca su mejor ritmo, marcando la pauta delantera David, Mariano y yo.
La mañana es fantástica y en el ascenso alcanzamos puntas de 25ºC, primavera 2017.
Descenso a Tarrasa y habitual ascenso a los Cuatro para encarar ruta a Hospitalet vía Castellbisbal y Molins. En San Feliu dejamos a David y el resto, en paralelo al río, tras cruzar Cornella alcanzamos Hospitalet.
Y aquí es donde cerramos el capítulo de anécdotas, el amigo Mariano altera la ruta habitual de la calle Alpes para dirigirse a la plaza del ayuntamiento con el fin de participar en unos bailes de sardanas...la grupeta, juiciosamente, le hacemos ver que su indumentaria, aunque gloriosa y de excelsa clase, alguno de los bailarines puede no encontrarla apropiada...por tanto regreso a la calle Alpes y a casa.
Fenomenal y paterna matinal.



























1 comentario:

  1. Que gran tipo ese Mariano, y con que orgullo luce nuestra bandera. Oleeé tus huevos.
    Santi el maño

    ResponderEliminar