Páginas vistas en total

domingo, 20 de marzo de 2011

MARCHA TERRES DE VI I CAVA, CRÓNICA DEL CAPITANO GABRIEL

Hola amigos, veo que habéis realizado una salida non-stop...y sin rectos!!! muy bien. Ahora voy a pasar a detallaros como me ha ido la marcha.
Antes de nada comentar que el Pociello's Pro Cycling Team ha realizado labores de equipo para ayudar a Silvia...no sé si al final ella les habrá ayudado a ellos, pues el tiempo realizado por nuestra sección femenina es fantástico.
También quisiera agradecer a Mouriano su artículo.

LA CRÓNICA
Acudir a una marcha suele implicar un madrugón considerable. Hay que montar la bici, llegar con margen por si hay aglomeraciones...
Hoy el inicial aspecto logístico de la recogida de Chips y dorsales a sido muy fluido y rápido, así pues había tiempo para montar todo sin ninguna prisa.

...Y realizar la consiguiente sesión fotográfica "pre marcha".



Aspecto del arco de salida-llegada y del párquing...abarrotado.

Una vez todo montado nos acercamos a la zona de salida, allí el Pociello's Pro Cycling Team va a una zona trasera, nuestra sección femenina debuta hoy entre un pelotón tan numeroso y esto entraña una serie de riesgos que es mejor limitar.

Pasados unos minutos de las ocho de la mañana se da la salida oficial. El pelotón en grande supera de largo los 600 participantes entre los dos recorridos, a lo que si sumamos aquellos que "participan" sin dorsal es fácil suponer que seríamos más de 700 ciclistas.
La primera consecuencia es una enorme aglomeración en la salida, cuesta un ratito acceder a una zona donde comenzar a pedalear normalmente. Aquí viene a mi memoria la edición del año pasado, decidí no asumir riesgos de salida y no forzar, comenzando muy muy retrasado...esto supuso que la tranquilidad en el comienzo se tornara tortuosa desde la zona de Aiguaviva: descensos suicidas unidos con bloqueos de la marcha y ritmos lentísimos en tramos de más exigencia, un rodar a tirones muy incómodo y con muy pocos relevos...
Hoy mi apuesta ha sido rodar rápido de salida buscando grupos delanteros, el ritmo es muy alto, hay que rodar a plato, no bajamos de 40km/h. Hasta llegar a Guardiola de Font Rubí el trasiego de posiciones y los adelantamientos (algunos peligrosos) son constantes, querría hacer notar la abundantísima presencia de triatletas (algún día deberán explicarles que el manillar de triatlon, rodando en unos grupos tan numerosos entraña un peligro enorme, sobretodo por algunos "poco expertos" en esto de la bici).
En Guardiolala carretera se va elevando paulatinamente camino de Font Rubí, el grupo se va cribando. Observo entre los ciclistas a aquellos que veo pueden llevar un ritmo parejo al mío y decido ir a su rueda, el plato todavía no lo he quitado y hemos coronado el alto.
Bajada rápida pero muy segura, aquí la gente se sabe más fuerte y no necesita de descensos suicidas.
Visto el ritmo y mis fantásticas sensaciones decido continuar en la pelea, ya llegará el descenso a Vilarodona para descolgarse...o no.
El tramo de La Bleda, recientemente asfaltado, sigue la tónica anterior: buen grupo, buen rodar y rapidísimo.
Nos plantamos en San Jaume dels Domenys, el pie de Las Ventosas, la primera dificultad seria de la jornada. Aquí me dijo Sergio que se uniría a la marcha, pero dijo que a las 10 de la mañana...y nosotros pasamos que aún no son las 9 y media.
Comienzo el puerto intentando seleccionar el grupo y lo consigo, nos vamos unos siete ciclistas, entre los que figuran los dos compañeros que había decidido tomar como referentes. Una vez seleccionado paso a un segundo plano y descargo el plato grande buscando un rodar algo mas relajado...pero el ritmo no permite relajación alguna y coronaremos con una media superior a los 22kms/h.
Llegando a Aiguaviva comienza un terreno más que pestoso, vemos un grupo importante delante, comienza la persecución, quedamos cuatro de la selección anterior y nos turnamos a relevos hasta alcanzar al grupo a escasos cien metros para comenzar el descenso a Vilarodona.
Este tramo es mi "Talón de Aquiles", pero hoy la compañía es mejor que la del año anterior y sin tomar casi riesgos consigo no descolgarme en exceso en este descenso y llegar a Vilarodona en el grupo.
Ahora es tiempo de recuperar, y en un grupo que rondará las 30 unidades se descansa bien a rueda.
Momento para otro replanteamiento, estoy en un buen grupo, las fuerzas me acompañan y el tiempo intuyo que es bueno...en consecuencia decido ir a por todas.
En Santes Creus comenzamos la Torreta, de inicio, hasta Les Pobles, el ritmo no es excesivamente duro aunque si muy constante. Pero cuando el puerto llega a su zona dura paso a la ofensiva, los kilómetros se notan en las piernas y tras un rato se ve a la gente quedándose. Delante los dos compañeros de toda la marcha con la unión de otros tres ciclistas más.
Los seis atravesamos la zona de los Ranchos de Bonany camino de Pontons. En este tramo se nos unen los de la marcha corta.
Tomamos el pronunciado desvío a la Llacuna y en el primer repecho mis piernas me dan un toque de atención...CALAMBRES!!! tanto plato grande acaba pasando factura, físicamente estoy muy fuerte, reseteo, decido aflojar el desarrollo, meto el 21 y tomo glucosa en abundancia...se van mis compañeros...con ellos mi puesto entre los 50 primeros....
Hasta el descenso de la Llacuna he ido recuperando las piernas, me noto mucho mejor y decido apretar un poco...momento peligroso salvado. Ya solo queda la subidita a Font Rubí como dificultad orográfica pero la mayor dificultad ahora es encontrar un buen grupo...la mayoría son de la ruta corta y su rodar no es tan compacto y seguro como el de mis anteriores compañeros. El viento frontal nos azota contundentemente, ruedo fuerte pero no consigo nada.
En el cruce de Guardiola nos alcanzan (por fin) algunos de aquellos del grupo que se quedaron en la Torreta...y ¡¡que cambio!! vuelve la velocidad alta y constante, relevos organizados...así da gusto.
Vilafranca está ya a la vista, con nosotros rueda la primera de las féminas, algunos piden que la dejemos pasar la primera del grupo y yo que iba tirando en la entrada a meta, me aparto caballerosamente, pero alguno de esos que venían a rueda aprovechan para buscar su momento de gloria.
Veo el tiempo en el crono de meta y realmente no me lo creo, me invade una gran satisfacción, ha valido la pena.
Tengo que volver rápido a casa y no me da tiempo a ver mi puesto en la general, cuando esta tarde lo he visto la satisfacción ha sido aún mayor, más todavía al comprobar como los compañeros a los que no pude seguir cuando me dieron los calambres, efectivamente llegaron entre los 50 primeros. Mi puesto de la general ha sido el 63 y de mi categoría el 33.

Que se vea el garmin para dar fe del tiempo.


Por último apuntar la fenomenal prestación de Silvia y felicitarla (como no), ha llevado dos gregarios de auténtico lujo. Espero que colguéis pronto vuestra crónica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario