Páginas vistas en total

jueves, 2 de octubre de 2014

UNA TARDE CUALQUIERA

De eso se trata, de pasar una tarde cualquiera. Sin buscar logros, retos, poesías, sueños...solo pasar una tarde cualquiera disfrutando de pedalear.
Aquellos que desconocen este mundo ciclístico, difícilmente comprenderán el sumo placer que genera el pedaleo. Esa sensación de vivir. Y digo vivir porque la vida no deja de ser una montaña rusa de picos en los que en un momento puedes sentirte feliz y en otros desdichado, en un momento lo ves todo negro y luego sale un radiante arco iris... 
La bici es así, dolor, sufrimiento, satisfacción, placer...todo sentido sin solución de continuidad...en una pedalada eres el ciclista mas potente del mundo y en la siguiente el más mísero...no hay gris.
Esta manera de pasar la tarde, de pasar una tarde cualquiera, es mi favorita, pedaleando para y por nada...solo por pedalear, que ya es suficiente...y así, una tarde cualquiera se transforma en una tarde especial...
 Montserrat nos vigila...
 ...recorrido clásico por Gelida...
...y vuelta por la Creu del Aregall

No hay comentarios:

Publicar un comentario