Páginas vistas en total

jueves, 18 de junio de 2015

CON LA CENSURA SE VIVE MEJOR


Días muy interesantes los que se están viviendo al respecto de los resultados electorales de las pasadas municipales.
De entrada aviso, no tengo ninguna esperanza en la nueva gente que entra, intuyo que son más de lo mismo...si acaso me entretiene el juego que empiezan a dar y lo nerviosos que se ponen los que han estado robando, menospreciando, insultando, expoliando al pueblo español desde hace décadas...lo hacen ellos, lo hicieron sus padres, lo hicieron sus abuelos...el poder es lo que tiene, corrompe, y corrompe mucho...por eso cuando estos nuevos lleven ya unos días aposentados en sus poltronas, comenzarán a ser abducidos por los tentáculos malévolos de la llamada erótica del poder...y se transformaran en lo que ahora critican...no hay esperanza ni salida.
Pero dejo ya la perorata electoral y esperaremos a lo que venga, para centrarnos en un echo que me está resultando especialmente ridículo: la consagración absoluta de lo políticamente correcto.
Ahora son los amigos de izquierdas (o eso dicen ser) los que sufren las iras mediáticas de la derecha montaraz de este país. Todo al hilo de comentarios que han publicado en las redes sociales...no les está mal...la izquierda, la neoprogresía se abanderó en lo políticamente correcto, cualquier comentario jocoso sobre los temas tabú, era azotado por huestes de progres. Nada de humor sobre razas (excepto de la blanca), sobre sexo (de los heterosexuales masculinos si se acepta), sobre religión (bueno si es para reírse de los curas aún hay manga ancha),...y así hasta el infinito.
Pero a cada cerdo le llega su San Martín, y ahora es la derecha (por cierto que la derecha siempre ha sido de ultra derecha) la que ve su oportunidad de pasar al ataque...y así lo ha hecho...
Tanto lo que propuso la neoprogresía en su momento me pareció repugnante, como nauseabunda la actitud actual de la (ultra) derecha.
Culpables son todos, la piel se ha vuelto tan fina que todo se autocensura antes de hacerlo público...y aquí es a donde voy...con la censura se vive mejor...si, es mejor tener censura que vivir en una permanente autocensura.
Si hay una censura (algo que no nos es tan lejano en el tiempo) la gente brillante ya se las ingenia, y casi siempre consigue, burlar la presión de los censores...este juego del gato y el ratón lo vimos en las películas de Berlanga, en el humor de Gila, de Tip y Coll...en tantos y tantos artistas que plantaron cara a una dictadura y que hoy se lamentarían de que sus esfuerzos hayan sido en vano. Hoy la autocensura abarca todos los medios de comunicación social, no se puede caer en la incorrección política...cualquier organización puede montar un lío importante si haces, no ya un chiste, si no un simple comentario que les afecte...
Canciones que fueron himnos en mi juventud, hoy estarían prohibidas, colectivos (políticamente correctos) habrían exigido la cabeza de los autores...hemos ido a peor...a mucho peor...
Y repito esto es un boomerang que vuelve a quien lo emplea, esta sociedad cremosa en lo mediático, cremosa en la opinión, cremosa en la crítica,...está condenada a soportar y sufrir su falta de valor, su enfermiza auto corrección política...su cancerígena cobardía...



No hay comentarios:

Publicar un comentario