Páginas vistas en total

miércoles, 15 de julio de 2015

ATOURDIDO

Empieza la montaña del Tour de Francia...y un señor con un molinillo supersónico sentencia ya la carrera a falta de más de la mitad de las etapas.
He de confesar que siento simpatía por Chris Froome, las entrevistas que he leído me han dejado una muy buena impresión de él, a lo que sumo su presencia en redes sociales (twiteer) en que da muestras de una gran personalidad...pero dicho esto confesaré que yo a Froome me lo creo cuando pierde. Y es que Froome ES MÁS GRANDE COMO CICLISTA CUANDO PIERDE QUE CUANDO GANA. Verle ganar hoy, como lo fue en 2013, ha sido una monótona y aburrida avalancha de watios, fríos y calculados, por un equipo en que todo está guionado...por contra cuando Froome pierde, cuando ha sido segundo, cuando su equipo no ha guionado sus ataques, ha sido una auténtica delicia de ciclista, cuando atacó a Wiggins, cuando atacó a Cobo, cuando atacó a Contador...si, son carreras en que hizo segundo, pero que transmitió mucho más que en otras que ha ganado. Y el ciclismo, mal que le pese a alguno, aún tiene ese punto romántico del perdedor...una épica que nunca debe perderse.
Froome ha ganado el Tour.
Y solo Froome puede perderlo. ¿Cómo?, pues no por la fuerza física, aquí es superior a todos, solo puede perderlo de manera psicológica. Aquel que sepa ver el mal momento de Froome y lo aproveche puede hacer mucho, pero que mucho daño al keniata...la cuestión es pensar en quien puede ver el momento y tener fuerzas para hacerlo. Quintana es quien más anda en montaña, pero dudo que en Movistar estén por la labor de tirar todas sus cartas en un ataque suicida, nunca han actuado así y además saben que a Quintana le esperan varios Tour sin Froome...y entonces el dueño y señor será el, no es necesario quemar las naves, con paciencia saben que en un futuro próximo tendrán su Tour con el Colombiano.
A mi juicio quedan ya solo tres "locos" que puedan revolucionar la carrera desde lejos.
Nibali sin duda tensará alguna bajada, sabedor de las carencias de Froome y de la fortaleza del Squalo, el siciliano aprovechará alguna bajada de Alpes...si será por una etapa o por la general solo dependerá de la ambición y del orgullo de Vicenzo.
Contador atacará, ya lo sabía desde antes de empezar el Tour, igual que sabía que en el cuerpo a cuerpo de un último puerto no tiene nada que hacer con Froome. Ya lo ensayó en este pasado Giro y ya ganó una Vuelta de esta manera...y en ninguna de las dos ocasiones era el más fuerte de la carrera...pero si el más listo...y eso debería valer tanto como las piernas.
Y queda Alejandro, a alguno le sorprenderá que mencione a Valverde pero si Movistar actúa como pienso, y da permiso a Valverde para liarla, sin perjuicio de Quintana, el murciano tiene clase para montar un auténtico revolcón en el Tour...y el Tour se lo debe.

Y yo mientras, esperaré en estas calurosas tardes de Julio, al borde de la canícula, a que la televisión me emocione, me haga olvidar el sopor de la siesta y me levante de un salto del sillón, emocionado, sorprendido, de alguna maravilla de las que a veces nos regala este maravilloso deporte nuestro que es el ciclismo...
...y después cogeré mi bici y me iré a subir y bajar puertos por la sierra de Collserola...que para eso está.
 Torre de collserola...
 ...la ciudad contigua a Hospitalet...
 ...rememorando subidas...
 ...El tibidabo, que alto...
 ...Olorde...
...siempre presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario