Páginas vistas en total

lunes, 26 de febrero de 2018

LA CENSURA DE COLORES

Desde luego que para gustos colores, no hay nada más cierto.
Estos últimos días asistimos a lo que algunos califican de regreso a la censura, otros no.
De entrada, ya he dicho otras veces, la peor censura  que existe es la autocensura, es la más nociva...el yugo real. En la actualidad, con un mundo tan globalizado informáticamente, el que te censuren algo es la mayor promoción que te pueden hacer...y lo importante, no nos engañemos, es que hablen de uno aunque sea bien.
Se llevan las manos a la cabeza los neo progres por que un tarado que se decía cantante, con el único mérito de insultar a la gente que no es de su cuerda, ha ido a la sombra. NO veo bien que vaya a la cárcel semejante tipejo, en todo caso el castigo debería ser por su lamentable música no por lo que dice, que no deja de ser una majadería con afán de notoriedad...y que solo se recordará porque este inútil va al talego. Recuerdo el caso, famosísimo en los años '80, de Las Vulpes, su único mérito musical fue una lamentable pseudo canción que no gustó a unos directivos de TVE...pues bien tan desagradable y en lo musical lamentable combo ha pasado a la historia por esto...es decir, si nadie las hubiese censurado, hoy no serían nada, nada absolutamente nada, ni un mal recuerdo.
Me temo, que al pollo este le va a pasar algo similar, así que como en lo musical ni es ni iba a ser nadie, ha conseguido gracias a la censura un éxito que jamás hubiera logrado ¿cantando?. Saldrá de la cárcel y cientos de ayuntamiento y organizaciones de extrema izquierda lo llamarán para que amenice sus guateques (pobrecillos) se tragarán, contentos, ese bodrio en nombre de la libertad de expresión.

En el frente de ARCO tenemos otro opositor a estrella, presenta unas fotocopias de a duro y las vende por millones después que algún iluminado las prohibiese...espero que este individuo aclare si no tenía ya apalabrada la censura y prohibición para conseguir la venta de su "arte"...quizás su representante sepa algo...

Y es que la censura va por barrios (y colores)...y la autocensura más. Los que vivimos los años '80 sabemos que lo que nosotros veíamos, oíamos y leíamos en un 70% hoy estaría prohibido...o directamente los autores tan siquiera hubiesen osado crearlo...y ese es el problema que ya no se atreva uno a realizar broma, a relatar, a discrepar...
¿Quién hace hoy un chiste sobre maricas (uy perdón, homosexuales?
¿Quién hace hoy una canción como "La mataré"?
¿Quién hace hoy escribe hoy un libro como los de Umbral?
¿Quién hace hoy un programa de televisión como "El siglo de oro", "La bola de cristal" o "La clave?
¿Quién hace hoy una película como las de Berlanga...o las de Pajares y Esteso?
¿Quién hace hoy en la radio una tertulia como el debate del estado de la nación de Protagonistas?
¿Quién hace hoy????
El problema no es que no haya gente válida para realizarlos, que la hay, el problema es que nadie se atreve.
En nombre de lo políticamente correcto vivimos una terrible imposición mediática, hay grupos sobre los que no se puede opinar de manera crítica, so pena de ser calificado de fascista (como poco) y en muchos caso incluso juzgado...

En la Dictadura Catalana en que llevamos viviendo 30 años sabemos bien que es esto de la censura...hoy por suerte, al quitarse la careta el separatismo, bastante gente de aquí y del resto de España se atreve a decir lo que antes solo podíamos hablar con quien sabíamos que era de los nuestros...incluso era difícil hablar con familiares y allegados...
Los represaliados por la censura catalana como Federico Jiménez Losantos, Francisco Caja, Javier Barraycoa, Albert Boadella, Loquillo, Coixet...tantos, que tan solo por no ser de la cuerda separatista  han pasado al ostracismo o directamente a la agresión y la expulsión.

Me río cuando se habla de censura sobre cancioncitas después de ver como se ha condenado (mediáticamente) a quien no es del régimen, no ya por oposición, basta con no creer ciegamente los preceptos nazionalistas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario